Squaresoft

a historia de cómo Squaresoft revolucionó el género de los RPG de forma definitiva. Preparaos para un viaje fantástico…

La Frontera Final

Por Cursed.


Desde sus orígenes como aspirante al trono que ocupaba Dragon Quest de la compañía Enix en los 8 bits hasta su reinado indiscutible en el olimpo de los grandes juegos, el ascenso de Final Fantasy ha sido tan fascinante como cualquiera de las enrevesadas historias que retrata en los diversos capítulos que forman la saga hasta el momento.

Érase una vez, hace mucho tiempo… (FF I, II & III)


La revolucionaria saga de aventuras de Square inició sus andaduras en el año 1987, época de las consolas de 8 bits. En la NES (Nintendo Enterteinment System) triunfaba el increíble RPG Dragon Quest de Enix, pero un año más tarde Square atacó con un juego mucho más completo llamado: Final Fantasy.

Final Fantasy presentaba una oferta diversa de sucesos y objetivos mucho más suculenta que los meros subjuegos de Dragon Quest, ¡y esto solo en las dos primeras horas de partida!

El argumento giraba en torno a 4 guerreros de la luz que habían aparecido para acabar con la oscuridad mediante 4 misteriosos cristales y que acababan enfrentándose al mismísimo Caos en el infierno 2000 años en el pasado para completar un ciclo creando a su vez su propia leyenda.

El juego fue un éxito en Japón y propuso los combates por turnos en el campo de batalla. Con este sistema de batallas efectivo e innovador Square se dedicó de lleno en la trama de la secuela: Final Fantasy II que salió en 1988.

Final Fantasy II trataba sobre un imperio maligno que en su conquista del mundo conquistaba el pueblo de nuestros 4 protagonistas (Fionel, María, Guy y León) destruyéndolo y dejándolos huérfanos. A partir de ahí, los 4 jóvenes se unen a una resistencia en contra del malvado Imperio para acabar con él de una vez por todas.

El argumento no parecía nada del otro mundo pero Square incluyó tantos elementos de traición que el jugador tenía que esperar hasta el final para ver quienes eran realmente buenos y quienes malos. Incorporó también un sistema de niveles según el cual cuanto más usabas una habilidad, más fuerte se hacía.

A finales de los 80, la NES estaba a punto de desaparecer ya que se venía cerca la nueva máquina de 16 bits de Nintendo: SNES (Super Nintendo Enterteinment System). Sin embargo Square creó una última aventura para despedirse de la NES, el Final Fantasy III (1989).


El nuevo juego presentaba además de unos gráficos nunca vistos un sistema de trabajos mediante el cual los personajes podían cambiar su clase de trabajo a cualquiera de las que había.


Los 3 juegos fueron un éxito en el país del sol naciente, pero por desgracia, ninguno de estos 3 capítulos de Final Fantasy salieron fuera de Japón (en aquel momento) por problemas técnicos y de traducción. ¡Una auténtica injusticia!.

Nuevas fantasías… (FF IV, V & VI)

Con la salida del esperadísimo por aquel entonces Final Fantasy IV se presentó el <<sistema de batalla temporal activo>> que, con el tiempo, se convertiría en la columna vertebral de muchos títulos de Square. El sistema inyectaba a las batallas unas grandes dosis de tensión y movilidad, puesto que los miembros de equipo y los adversarios se enzarzaban en disputas de forma simultánea, de tal forma que la sanación de heridas o otras tareas similares se realizaban en un solo turno de batalla, por tanto, dejo de ser un lujo reservado a los momentos de paz.

Semejante mejora de la jugabilidad sumada a la potencia de los 16bits, convirtió a Final Fantasy IV en el primer juego capaz de dejar boquiabiertos a los users gracias a unos gráficos y a un apartado sonoro espectaculares.

A Square le salió pronto la competencia con el juego de Nintendo: Zelda, y el mercado americano no respondió como se esperaba a la compra de Final Fantasy IV siendo este el primero en salir en tierras Estadounidenses.

Para arreglar este asuntillo americano, los de Square crearon un Final Fantasy único para el mercado americano, el Final Fantasy Mystic Quest también llamado Final Fantasy USA estrenado en 1992 que además salió a precio de ganga ya que su función consistía en traer gente al género.

El juego en si fue en la teoría una idea genial, y en la práctica uno de los grandes fallos de Squaresoft ya que fue un fracaso total.

Square no tardó después de esto en sacar la quinta entrega (Final Fantasy V) de su gran saga en el mismo año (1992) en Japón. Y para arreglar el error americano de Mystic Quest decidió que el Final Fantasy V saliese en USA con el título de FF 3 pero de nuevo, empezaron a salir un montón de dificultades y al final, el FF V no salió en América hasta la llegada del pack Anthology para PSone en 1999.

Aunque se lanzó en el 99, el hecho de no poder jugar al Final Fantasy V en el 92 fue una auténtica lástima, ya que incluía unas características muy avanzadas para la época, como el mejorado sistema de trabajo que permitía a cada personaje elegir entre 22 clases de trabajo diferentes, desde los magos y espadachines a los innovadores adiestradores de animales (que se verían de nuevo en FF Tactics para GBA) o a los curiosos bailarines.

Además, cada clase disponía de unas habilidades concretas que podía “fusionar” con las de otra clase para hacer al personaje mucho más fuerte y efectivo.

Tras el éxito de este título entre los compradores japoneses, Squaresoft of América intentó resucitar a FF V, y lo bautizó bajó el título de Final Fantasy extreme.

Con lo que no contaba Square era con el programa de reestructuración masiva que sufrió en 1996 dejando algunas de sus divisiones cerradas y a la cúpula dividida en 2: Square LA y Square Honolulu, división esta última famosa por la producción de “Final Fantasy: la fuerza interior”.

La SNES se agotaba y llegaba ya la gigante de 32 bits de Sony, la Playstation. Aún así Square decidió sacar su último título para SNES: Final Fantasy VI.

El juego apareció (al igual que el IV) en USA esta vez bajo el nombre de Final Fantasy 3 (ya que el 5 al final no saliera) y cosechó lo que Square llevaba tanto tiempo esperando: un gran éxito en EE.UU.

Los usuarios cayeron rendidos a sus pies y el templo de la saga Final Fantasy se llenó, por fin, de fieles.

Tardó muy poco en convertirse en el juego de rol por excelencia de USA y atrajo a neófitos y a fans de toda la vida a partes iguales. Entre sus méritos cabe destacar los mejores gráficos jamás vistos en 2D y una banda sonora muy buena.

El mundo entero al fin adoraba a Final Fantasy. Poco sospechaba nadie que la cosa iba a cambiar drásticamente en un tiempo… ¡A mejor!

Los 4 cristales de Final Fantasy… (FF VII, VIII, IX & X)

Final Fantasy VII:

En un principio este Final Fantasy fue presentado para la nueva Nintendo 64 pero por problemas de Square con Nintendo, estos se pasaron al bando de Sony y su flamante Playstation de 32 bits.

Estrenado en Japón, USA y Europa en 1997, tan sólo Metal Gear Solid de Konami consiguió desatar tan tremenda euforia colectiva como este capítulo de la saga Final Fantasy.

Liberado de las restrincciones artísticas que imponía el software en cartuchos, y armado con la inyección pecuniaria que supusieron los 30 millones de dólares que Sony le proporcionó, Square se propuso crear un juego capaz de borrar las fronteras que separaban, hasta ese momento, a los videojuegos de las películas. Con un equipo de más de 120 artistas, Square desarrolló un auténtico Coloso que ocupaba tres discos y cuyas pretensiones superaban cualquier límite establecido hasta la fecha.
 

A parte de contar con una trama espectacular y un peculiar sistema de batallas FF VII abría un nuevo frente en forma de escenas cinematográficas que aparecían en determinados puntos de la partida y que eran las mejores que se habían incluido jamás en un juego.

Con el lanzamiento de Final Fantasy VII Square más que revolucionar el género, aniquiló el antiguo género de los RPG(s) elevando el listón a una altura nunca antes soñada, y estableció unas marcas que el resto de desarrolladores de software hubiesen querido alcanzar.

Había nacido para el mundo un nuevo género: el RPG cinematográfico. ¡Aleluya!

Del juego se vendieron millones de unidades tanto en Japón como en USA como en Europa. De hecho en el viejo continente marcó marcas nunca vistas.

De paso, consolidó la guerra de consolas dándole la victoria a Sony. Ahora Final Fantasy dominaba el mercado a placer. Squaresoft se enriqueció muchísimo y se puso manos a la obra un nuevo proyecto…

Final Fantasy VIII:

Ya durante las primeras fases del desarrollo de Final Fantasy VIII se desbordó el río de los rumores, y más de uno no podía dar crédito a lo que escuchaba.

Con el estreno del videojuego en 1999 en todo el globo algunos de estos rumores se hicieron realidad, como por ejemplo el hecho de que los personajes principales ya no serían minúsculos enanos achaparrados ni querubines súper deformados si no, ¡horror! Seres de apariencia muy humana. El héroe, Squall Leonheart se convirtió rápidamente en uno de los protagonistas más carismáticos por su trabajada personalidad.

A imagen y semejanza del efecto que Final Fantasy VII ejerció sobre los no iniciados, pocos pudieron resistirse a la consistencia de la trama y a las excelentes caracterizaciones de Final Fantasy VIII que fue un éxito rotundo y uno de los capítulos más cinematográficos de la saga.

Sin embargo el nuevo sistema de combate no cuajó muy bien entre algunos adeptos lo que promovió en Square una revisión a dicho sistema.

Con la llegada de Final Fantasy VIII se rompió por fin la maldición del Final Fantasy V que por fin consiguió aterrizar en tierras extranjeras mediante el pack: Final Fantasy Anthology.

Por desgracia para algunos, la antología llegó en el intervalo de tiempo ocupado por dos titanes (final Fantasy VIII & IX) por lo que pasó muy desapercibida.

Final Fantasy IX:

Tras el rotundo éxito del anterior capítulo, se realizó otro más, el último para la consola de 32 bits, el Final Fantasy IX, que salió a la venta en Japón a finales de 1999 y en el resto del planeta entre 2000 y 2001 siendo otro éxito más para la larga lista de Final Fantasy.

Square, haciendo gala de una gran consideración para con su enorme base de usuarios, y de una habilidad excepcional para escuchar y aprender de las críticas constructivas sin permitir que las mismas dictaran como debía seguir la saga, desarrolló Final Fantasy IX.

Este juego supuso un retorno a las viejas formas de la franquicia y una especie de homenaje a los antiguos capítulos.

A pesar de desplegar los valores de producción habituales, no se puede decir que el juego fuese innovador. De hecho acuñó todas las tradiciones y todos los principios de los mejores juegos de rol que lo habían precedido. Para muchos fue tanto un viaje a la nostalgia como una aventura nueva.

A diferencia del Final Fantasy VIII, mediante la utilización de objetos, corazas y demás los personajes mejoraban sus habilidades. Además se obviaron los sistemas libres de clases de los primeros juegos a favor de una estructuraducho más reglamentaria. Por lo tanto, los personajes principales de Final Fantasy IX disponen de habilidades que solo ellos pueden aprender y las cuales resulta imposible cruzar.

Final Fantasy X:

Con la llegada de la superpotencia de la consola de 128 bits Playstation 2, Square saltó a la nueva generación de principios de milenio con otra joya más: Final Fantasy X.

Su salida fue en 2001 en Japón y en 2002 en el resto del mundo. El resultado se repetía una vez más con el éxito rotundo obtenido consagrándose como uno de los mejores videojuegos para Playstation 2.

La mezcla futurista medieval junto con unos gráficos y una banda sonora nunca vistas hacían de él un juego único sin antecedentes.

El carisma de los personajes y la trama también lo consagraron, y añadió un interesante sistema de esferas por el cual los personajes conseguían habilidades y magias así como unos sistemas de combate de estrategia total en el que los turnos eran más resaltados que nunca.

Squaresoft estaba mejor que nunca y la saga Final Fantasy brillaba en todo su esplendor.

En abril del 2003, la gran compañía se fusionó con Enix, creadora de títulos de rol como: Dragon Quest formando: Square-Enix.

Pero eso ya es otra historia ...